Escucharse, el primer paso.

 En esta entrada me gustaría mostrar el primer movimiento dentro de Desplegar-se: escucharse.  

Autogestión

Desplegar-se es ante todo un método de autogestión personal. Se trata en todo momento de saber que hacer con nosotros mismos. Para esto empezamos viendo y escuchando la situación en que estamos, a partir de aquí detectamos requerimientos, necesidades y prioridades, para poder decidir cual será nuestro siguiente, movimiento o paso. 

Por eso escucharse se inserta dentro de un ciclo continuo de autogestión para el despliegue, que contempla los siguientes movimientos Escucharse, Clarificar, Recursos y Coaching,  que voy desgranando en estas entradas. 

Puedes explorar más en la siguiente entrada: Como desarrollar nuestros recursos internos con Lenguaje Limpio

Adueñarse del presente

 Los beneficios de escucharse cómo hábito, son mantenerte en el momento presente sabiendo de donde vienes, como estás y hacia donde vas. Chequear con frecuencia como estás te permite realizar los ajustes necesarios para seguir en las direcciones que quieres mantener. 

Y esto lo puedes hacer momento a momento para saber cómo estás, qué necesitarías y que te gustaría que sucediera en este momento, o puedes abarcar un ámbito más concreto o más amplio según tu conveniencia. 

Normalmente lo primero que surge cuando escuchas, es lo más grande, urgente, inmediato, doloroso, amenazante, etc. Después a medida que sigues preguntando ¿y…, qué más?, van surgiendo otros temas, que por lo que sea, han quedado en segundo plano. Y aunque siempre puedes seguir preguntando ¿y…, qué más?, a efectos prácticos necesitas parar de detallar en algún momento. 

Esta metodología de exploración es un proceso iterativo donde progresivamente van a ir apareciendo temas más sutiles, que normalmente quiere decir más profundos, más antiguos, más relevantes. Cada uno decide hasta donde quiere o puede ir. 

A efectos prácticos, distinguimos una escucha del momento presente y una escucha de fondo. También con una estructura similar podemos explorar otros temas, situaciones o conceptos, creencias, ideas, emociones, etc. Como muestra el cuadro adjunto.

Tabla escucharse -extensa 515x600-[300ppi]

 Cuando realizamos esta escucha del momento presente no le dedicamos mucho tiempo ya que buscamos saber como estamos con lo  que está pasando ahora, que normalmente es fácil de identificar, aunque a veces  podemos arrastrar algún sentimiento o emoción no gestionados de momentos anteriores.  

 Por ejemplo, estás en una reunión de trabajo y sientes una inquietud. Al explorar te viene la imagen de una carpeta que tendría que estar sobre la mesa de tu despacho y no estaba. Ahora puedes gestionar la situación teniendo en cuenta la información y atender plenamente  en vez de escindir tu atención entre lo que está sucediendo y una inquietud no identificada que va mermando tus atención y recursos y quizás contaminando esa inquietud a otros temas que no tienen nada que ver.

 Al ir chequeando con frecuencia ¿Qué está sucediendo ahora?, consigues mantenerte fresco, actualizado en el momento presente.

Escucha Limpia

Y una escucha Limpia tiene que permitir y aceptar. Es solo a través de este marco que realmente podremos dedicar el tiempo y dar el espacio necesario para explorar con libertad.   Explorar es estar abierto a lo que surja cuando surja. Hasta donde te permitas explorar marca la profundidad y autenticidad de la exploración. 

Aceptar quiere decir que no hay juicio previo. De otra forma tu mirada no estará libre y buscarás forzar o evitar un resultado. Pero esto no sería exactamente explorar. Tener todo el tiempo quiere decir que no hay prisa para alcanzar un logro. No existen cosas del tipo de “tendrías ya que”, “¿aún no …?”, “todavía..”, “a tu edad”, etc. 

Y para mantener el espacio interno sin contaminar, permitiendo y aceptando,  nos preguntamos con preguntas Limpias. Preguntas que  alientan a explorar sin cuestionar ni sugerir nada sobre el contenido. Sólo mueven la atención a diferentes aspectos de la experiencia subjetiva. Esto es lo que busca el Lenguaje Limpio. 

Puedes encontrar más información en los vínculos siguientes.:

David Grove y el Lenguaje Limpio

Lenguaje Limpio

La pregunta Limpia base es ¿Qué está sucediendo ahora? Con esta pregunta volvemos al momento presente. Aunque como podemos ver en la tabla anterior, hay diferentes preguntas para diferentes contextos u objetivos iniciales, en esta entrada nos centraremos principalmente en esta por  ser  la pregunta que abarca un contexto más amplio: el presente.

Y aunque decimos escuchar podemos precisar más y diferenciar dos fases: primero miramos y después escuchamos. Una posible estructura limpia podría quedar así: 

  • ¿Qué está sucediendo ahora? 
  • ¿Y…, qué más está sucediendo ahora? (xn)
  • ¿Y…, qué necesitaría todo eso?  
  • ¿Y…, qué más necesitaría todo eso? (xn)
  • ¿Y…, cuándo todo eso…, qué te gustaría que sucediera?

Empezamos preguntando ¿Qué está sucediendo ahora? y seguimos alentando la exploración, repitiendo ¿Y…, qué más está sucediendo ahora?, un número suficiente de veces. Después seguimos con ¿Y…, qué necesitaría todo eso?  Y si hay tiempo y es adecuado profundizamos con ¿Y…, qué más necesitaría todo eso? y terminamos con la pregunta de avance estándar:  ¿Y…, cuándo todo eso…, qué te gustaría que sucediera? 

Buscamos incrementar la conciencia a través de la exploración y que de este incremento de la conciencia surjan las posibilidades nuevas y la claridad del siguiente paso. Al estar explorando nos podemos perder y continuar explorando indefinidamente. Saber cuando parar o continuar forma parte de nuestro aprendizaje.

Cómo responder a las preguntas

Las preguntas se deben escuchar o hacer, dejar que entren y bajen más abajo del cuello, esperar que se respondan y finalmente aceptar la respuesta que surge. Esto lo veremos en más detalle en otra entrada.

En el Lenguaje Limpio buscamos activar la respuesta de todo el soma o cuerpo -mente. Normalmente tendemos a responder lo que sabemos conscientemente y después decimos, no se. Pero este es precisamente un punto importante por la posibilidad de ir más allá de lo conocido. Y si quieres explorar acabarás yendo más allá de lo conocido. Si no, es pura repetición de lo que ya sabemos o nos explicamos. 

Por eso, parte importante del aprendizaje es estar en este momento de no saber, esperando tranquilamente. Porque no tienes que saber las respuestas, ya que las respuestas vienen solas. Emergen. Esto es especialmente relevante cuando emprendas exploraciones más profundas, 

Para llegar a ese umbral preguntamos reiteradamente ¿y…, que más? Sabiendo que la parte racional analítica dirá, “no sé”, o “nada más”. Pero estas son preguntas que te invitan a descubrir, no a chequear lo que sabes. Por esto decimos: deja que la pregunta entre, no reacciones, espera atentamente, deja que la respuesta venga, sorpréndete y acepta. Acepta quiere decir no cuestiones, critiques ni analices la respuesta: simplemente toma nota.

Un ejemplo la descarga inicial

Uno de los aspectos más importantes cuando estamos haciendo estos ejercicios es el desarrollo de la capacidad de autogestión. O sea que independientemente del ejercicio formal o específico que estamos haciendo siempre estamos fortaleciendo nuestra capacidad de autogestión. Nosotros decidimos, conscientemente, cuando hacemos algo o no. 

La exploración se mueve en un equilibrio entre detallar y ampliar. Todo objeto o tema siempre es detalle de algo más grande y conjunto de partes o áreas más detalladas. La mano es un detalle del cuerpo y un conjunto de más elementos, como dedos, huesos, sangre, etc. Hasta qué punto abrimos el ámbito o detallamos es una cuestión del propósito que tengamos y las condiciones que dispongamos. Siempre tendremos que parar porque la exploración, de por sí, es infinita.

Llamamos descarga inicial al detalle de todo lo que va en un tema. Todo se refiere a todo lo que consideramos que va en un tema. Es relativo al momento y comprensión. La descarga se produce en respuesta a una pregunta inicial que varía un poco según el propósito del ejercicio. Por ejemplo.

  • ¿Qué está sucediendo ahora? 
  • ¿Qué va /hay en [ tema] ?
  • ¿Qué sabes de [ idea, concepto o creencia] ?

Cada elemento de detalle que vaya apareciendo como respuesta a las preguntas lo etiquetamos y lo ponemos fuera de uno mismo, bien sea escrito en una libreta, en posits encima de una mesa o en la imaginación en nuestra pantalla mental. Ponemos una etiqueta resumen y cómo máximo un titular pequeño. Es muy importante no analizar ni juzgar ni explicar el elemento que etiquetamos. Es decir, no entramos en el detalle, del detalle que ya es la etiqueta. La etiqueta una vez más es detalle de algo más grande y conjunto de detalles más pequeños, que en este momento no nos interesa entrar, por importante que pueda ser. 

En vez de explicar o analizar el tema, seguimos preguntado ¿Y.., qué más? un número suficiente de veces. Y finalmente volvemos a globalizar con diferentes preguntas.

  •  ¿Y ahora…, cuándo todo eso…, qué sucede?
  • ¿Y…, todo eso…, es cómo qué?
  • ¿Y…, cuándo todo eso…, qué te gustaría qué sucediera?
  • ¿Y.., qué es lo más difícil de todo eso?
  • ¿Y…, todo eso…, qué necesitaría?

Después en un proceso fractal, podemos si lo consideramos apropiado, realizar con cada detalle surgido, el mismo proceso de exploración.

Este continuo detallar-globalizar-detallar-globalizar nos permite ir avanzando hacia comprensiones más profundas y relevantes, aclarando lo denso o confuso mediante el detallar y dando nuevas direcciones mediante el globalizar. 

 Un momento de escucha 500x500 px

Condiciones para la escucha 

Para poder realizar una buena escucha necesitas de unas buenas condiciones. Estas varían según el tipo de escucha que vayas a realizar y que es lo que vas a escuchar.

Cuanto más profunda sea la escucha, mejores condiciones vas a necesitar..

En el ámbito externo son de sentido común y cada cual ha de encontrar su manera, la forma que le vaya mejor. Quizás las condiciones más importantes sean, no tener prisa, disponer de tiempo suficiente, y no tener distracciones ni obligaciones a las que atender. 

En el ámbito interno requerimos un poco de calma y centramiento. Aunque la misma práctica de la escucha suele producir estos efectos solemos realizar algunas prácticas para centrarse y calmar la mente ajetreada y distraída. Cada cual puede utilizar el método que le vaya bien aunque yo muestro algunos métodos que a través de la práctica se han mostrado muy eficaces. 

jr-farren-1EyULfC9JoA-unsplash

Generalmente no hará falta ir tan lejos para encontrar unas buenas condiciones.

Resumen

Los aspectos más importantes de este trabajo de escucha que quiero señalar son:

Estructura fractal

Una estructura fractal que se repite tanto en diferentes contextos como en los diferentes niveles de profundidad. Esto te permite abordar una gran variedad de temas con un esquema muy sencillo.

Máxima inclusión

 Buscamos incluir lo máximo posible lo que nos permite una comprensión más equilibrada de la situación o tema. Esto naturalmente se va traduciendo en una mayor sensibilidad para poder notar los temas progresivamente cada vez más sutiles. 

Avanzamos con todo, no en contra de nada. Todo lo incluido apoya tu avance.

Ciclo continuo de escucha

Instalar la escucha del momento presente te permite cortar la deriva inconsciente de las emociones y estados mentales y mantenerte en el presente gestionando las situaciones conforme tus valores, necesidades y propósitos.

Instalar la escucha de fondo te permite mantenerte ligero sin temas pendientes en tu vida y con toda tu energía y creatividad para el presente y los nuevos retos que la vida te presente.

 El no saber

Lo nuevo, ya sean respuestas concretas tipo si o no, toma de decisiones,  comprensiones o ideas nuevas requieren un paso por el no saber, esos momentos de vacío que tendemos a evitar. Cuando a través de las preguntas ¿y…, qué más? llegamos a un momento de no saber, procuramos estar en él, sabiendo que son la fuente de la creatividad, de lo nuevo.

Es emergente

Exploramos a través de las preguntas Limpias, buscando incrementar la conciencia, bien sea del momento presente o de cualquier tema. No hay un objetivo predeterminado al que llegar, nada que eliminar, nada que conseguir aparte de incrementar la conciencia. De este incremento de la conciencia surgirán las nuevas opciones, posibilidades, anhelos, preguntas, etc.

Extendiendo la escucha

Para reforzar este hábito de escucha continua y sus beneficios, podemos realizar dos movimientos diarios más amplios: La proyección al empezar el día y la revisión al terminarlo. 

De forma Limpia sería:

  •  ¿Cómo me gustaría que fuese este día? y
  •  ¿Cómo ha ido el día? 

De esta forma los frecuentes ¿Qué está sucediendo ahora?, ¿Que necesitaría todo eso? y ¿Que me gustaría que sucediera? que vamos realizando a lo largo del día, se enlazan con estos dos movimientos diarios más amplios: proyección y revisión. Esto permite sostener e incrementar la conciencia, como los postes del tendido eléctrico sostienen los hilos y conducen la electricidad a cualquier punto deseado. Realmente es un método muy poderoso si quieres realmente avanzar en cualquier tema.

Espero que la entrada te haya resultado interesante y útil. 

Continuaremos con la próxima entrada: Clarificar: La alquimia interna

Un saludo cordial!

Jordi Casamor

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s