Escucha

de_icone_escoltarse-01_web_3cm-trans

Estamos inmersos en una corriente continua de estímulos externos que suscitan en nosotros una corriente continua de reacciones internas. A su vez estas reacciones internas suscitan nuevas reacciones internas. Es fácil entender que nuestro estado interno sea tan cambiante como suele ser.

Todo aquello de lo que no seamos conscientes nos afecta sin darnos cuenta. Escucharse tiene que ver con prestar atención a todo lo que sucede en nuestro interior para poder gestionarlo lo mejor que podamos. Por lo que es importante escuchar y ser capaces de notar. La sensibilidad que tengamos influirá directamente en lo que notemos. Y ya que de hecho todos los estímulos que recibimos nos afectan y somos potencialmente capaces de notarlos, tendríamos innumerables beneficios en mejorar nuestra sensibilidad. Otro tema importante será atender sólo a lo que es pertinente según la situación y el contexto en que nos encontremos.

Reaccionamos a todos los estímulos que recibimos, externos e internos, en forma de sensaciones en el cuerpo. Estas sensaciones las podemos reconocer como emociones, sentimientos, sentires, intuiciones o sensaciones puramente físicas. No estoy tratando de hacer teoría sino de reflejar nuestras vivencias cotidianas. Vamos a verlos con más detalle más adelante.

Por esto empezamos notando lo que nos sucede en el cuerpo: porque es donde tenemos un reflejo consciente de nuestro proceso inconsciente. No sabemos lo que pasa en nuestro inconsciente pero nos deja su aviso en forma de sensación corporal.

Notar sensorial

Para poder gestionar adecuadamente conviene empezar por el principio. Y esto no suele ser fácil porque estamos inmersos en la narración de nuestra historia. En vez de vivir la vida la analizamos y la explicamos y proyectamos en el mundo nuestras teorías. Si pensamos que sabemos lo que nos pasa, no podremos ver, descubrir lo que realmente nos pasa. Necesitamos explorar y esto se hace necesariamente en contacto con el territorio. Sino se trata más bien de especular.

Por esto empezamos por lo que llamo el notar sensorial. Notar las sensaciones corporales tal como son, sin analizar, ni explicar, ni siquiera describir. Llegar aquí ya es un gran logro y constituye nuestro campamento base para diferentes viajes.

Los pensamientos también

Los pensamientos son también estímulos y reaccionamos a ellos corporalmente y los podemos notar como sensaciones diversas. Cuando el pensamiento es transgresor (del sistema de creencias personal ) puede despertar fuertes emociones a veces expansivas y liberadoras pero a menudo pueden provocar incluso fuertes dolores, usualmente de cabeza.

Diferentes viajes

Dependiendo de diversos factores emprenderemos diferentes viajes siempre empezando desde el campamento base de nuestro notar sensorial. A saber:

Centramiento

Notar las sensaciones tal como fluyen en el cuerpo es un método poderoso para reducir la actividad racional, analítica, crítica, proyectiva de nuestro hemisferio cerebral izquierdo. Es utilizada tradicionalmente como una meditación. Nosotros lo utilizamos como parte del camino de centrado que veremos en su apartado correspondiente.

Autoconocimiento

Para descubrir, clarificar, transparentar nuestro modelo adquirido y poder así actualizarlo para que se vaya convirtiendo en un modelo autogenerado a nuestra medida, según nuestros gustos y necesidades.

Gestión de nuestro estado interno

Para poder gestionar nuestras emociones y sentimientos de forma generativa permitiendo que se expresen sin arrastrarnos. De manera que podamos avanzar con el máximo de completud posible incluyendo todas nuestras necesidades y aspiraciones.

Guía interior

Para saber que nos está pasando y para saber cual es el siguiente paso a dar.

Sanación

Como primer eslabón de la metodología de autosanación tanto física como emocional que veremos también en su apartado correspondiente. Sanación entendida ampliamente como la recuperación del equilibrio perdido o la instauración de un equilibrio superior. Superior en bienestar, energía y comprensión.