Coaching Limpio

El Coaching Limpio es la herramienta que utilizo dentro de Desplegar-se, para movernos hacia adelante, hacia nuestros resultados deseados. A diferencia de otros Procesos Limpios donde pueden tener una orientación más al autoconocimiento, a la creatividad, a la actualización o a la simple exploración, cuando nos orientamos hacia un resultado deseado, entramos en terreno coaching.

Todo se trataba de mí y dependía de mí. El coach no ayudó ni se confabuló, así que tuve que ser mi propio paladín. Eso fue realmente genial. Aproveché las reservas de coraje, inspiración y fuerza interior que no siempre recuerdo, ya que la gente siempre está ahí para ayudar y sugerir cosas “.
El entrenador de 5 minutos
Lynne Cooper y Mariette Castellino

El Coaching Limpio se sustenta en el Lenguaje Limpio de David Grove y en la mirada fundamental de favorecer el despliegue del cliente sin contaminarlo con contenidos propios.

El Coaching Limpio no intenta que el cambio suceda sino que se limita a ayudar al cliente a explorar su mundo interior, añadiendo más conciencia. Entonces surgen genuinamente las soluciones, las visiones, las comprensiones, los pequeños pasos. Entonces es mucho más fácil que el cliente se comprometa con el camino, porque es su camino y ha surgido de el.

Las preguntas orientan y mantienen al cliente hacia el objetivo y los pasos a seguir, por lo que realmente influyen de manera poderosa, pero nunca en cuanto al contenido.

Además, el coach limpio no tiene una caja de herramientas llena de técnicas de cambio y no ofrecen asesoramiento, por muy bueno que sea. Si no se les permite introducir ningún contenido propio, ¿qué pueden hacer? El coach limpio tiene una sola ‘herramienta’: todo lo que hace, cada palabra, cada mirada y cada gesto, tiene el propósito de invitar al cliente a atender aspectos de su experiencia y a notar, considerar y reconsiderar cómo hacen lo que hacen; y preguntarse qué les gustaría que suceda. “

James Lawley y Penny Tompkins
en el prologo de Clean Approaches for Coaches de Marian Way

Coaching y Desplegar-se
Dentro de desplegar-se y de sus dos movimientos básicos de escucharse y seguirse, el coaching corresponde al segundo movimiento: seguirse. Es aquí donde encaja la mirada del Coaching Limpio: para seguirse, cuanto menos intervención externa mejor. Porque para seguirme necesito estar escuchándome y si deposito mi poder en miradas externas poco me voy a seguir ni escuchar.

Aunque el Coaching Limpio es un Proceso Limpio con su estructura correspondiente, es también una mirada y un movimiento simple. Cada vez que preguntamos ¿Qué te gustaría que sucediera? en cualquier punto de cualquier proceso, estamos en la mirada de coaching y podemos aplicarle un “mini-coaching”, y seguir después con el proceso que estábamos haciendo.

Si además interiorizas la estructura de coaching puedes utilizarla como un diálogo interno que facilite al avance.

Aunque esta mirada limpia no le va a ser útil a todo el mundo. Depende de lo que busques y necesites, apreciarás otros enfoques.