Proyección

proyeccion barcos contracorriente 3 

 

 La proyección se refiere a un resultado deseado. Este puede darse en un futuro más o menos lejano. Quiero tener una casa, quiero hacer un viaje, pero también puede ser quiero mantener la calma , quiero llenar de agua el vaso, quiero imaginarme un limón, etc. Cualquier cosa que sea susceptible de ser hecha puede ser proyectada. Estamos proyectando constantemente aunque sin darnos cuenta. Pero que lo hagamos inconscientemente no quiere decir que no lo hagamos.

Por esto es tan importante proyectar conscientemente. Pero proyectar no quiere decir controlar sino facilitar. Si proyectas conscientemente un resultado deseado, facilitas que se produzca, por el mismo mecanismo que hace que tengas vértigo al mirar donde puedes caerte, o que tropieces con la piedra en medio del camino cuando vas en bicicleta. Donde pones la atención va la energía y la energía mueve la materia.

Desde donde estamos mirando al mundo, proyecta el mundo que vemos y niño_anteojo_proyectarexperimentamos. Las preguntas que hacemos promueven las respuestas que vamos obteniendo. Por esto las preguntas pueden ser una poderosa manera de proyectarnos o limitarnos. Descubrir que preguntas nos estamos haciendo puede ser una buena estrategia para mejorar nuestra proyección.

Nuestro modelo adquirido va proyectando un ideal que nos mueve de forma inconsciente por el mundo y con resultados a la larga insatisfactorios. Empezar a proyectarnos conscientemente es tomar la responsabilidad de la experiencia de nuestro mundo, es tomar posesión de nuestra vida.

Una vez aceptadas las limitaciones que nos impone la vida en un momento dado, siempre puedes hacerte la pregunta ¿Y, como me gustaría que continuase la historia? ¿Que me gustaría hacer? Y Si no puedes hacer nada. ¿Cómo me gustaría pensarlo, sentirlo, vivirlo?

Y para que no sean proyecciones meramente ideales, alejadas de nuestra realidad, siempre conviene acompañarlas de una buena escucha. Es la garantía de que es una proyección pertinente, genuina, no impulsada por imitación compulsiva de un modelo externo sino que emerge genuinamente de la completud de mi ser.

Para el camino del despliegue vamos combinando la escucha con la proyección en un proceso iterativo que va perfeccionándose y a través del cual nos vamos convirtiendo en la persona que somos, desplegando nuestro potencial de la misma manera que una rosa aprovecha al máximo las condiciones que tiene para ser la mejor rosa posible.

En este proceso usualmente la proyección va buscando objetivos más interiores, más sutiles. Y cada vez más, surgen por imperativo interior, por una demanda interna de autenticidad y de desarrollo.

Los objetivos se van orientando paulatinamente al desarrollo de cualidades y valores. Y aunque siguen habiendo objetivos externos o bien son objetivos útiles y necesarios para el desenvolvimiento de la vida y cosas prácticas que hay que hacer, o son objetivos que nos permiten desarrollarnos. En este caso el objetivo final es el desarrollo y la zanahoria es el objetivo externo. Y aunque no consigas el objetivo externo, en el intento te has desarrollado y esto ya es tuyo, nadie te lo puede quitar.

Y los objetivos se van haciendo también más sutiles. Si quieres limpiar un camino de piedras, normalmente empezarás quitando las piedras más grandes, después las más pequeñas, etc. Hasta donde llegues es tu decisión. Lo mismo en los asuntos de la vida. Si quieres erradicar la violencia de tu vida,¿en que punto paras y dices basta ya es suficiente? ¿Qué grado de sensibilidad quieres desarrollar? Responder esta pregunta es proyectarse.