Centrado – 2

Esta entrada forma parte del camino de centrado que puedes encontrar aquí.

Es básicamente el mismo ejercicio que el Centrado 1, añadiendo una cualidad más al notar. Vamos a notar el cuerpo sensorialmente. Ver Notar Sensorial . La primera instrucción es nota la mano, y normalmente el primer notar es una sensación genérica, casi simplemente saber que hay una mano. Pero si mantenemos la atención el tiempo suficiente, podemos empezar a notar sensaciones diferenciadas en la mano o la parte que estemos notando. Cuando somos conscientes de estas sensaciones diferenciadas estamos notando sensorialmente. Esta es la cualidad de notar que buscamos. Porque es la cualidad que nos garantiza que estemos en el presente.

Instrucciones:

Ponte en un posición relajada y estable con las manos separadas, sin tocarse.

1- Nota la mano derecha. Mantén tu atención unos 5 segundos.

1.2 Sigue manteniendo la atención hasta sentir las sensaciones diferenciadas en la mano. Mantén tu atención unos 10 segundos.

2 – Nota la mano izquierda.Mantén tu atención unos 5 segundos.

2.2 Sigue manteniendo la atención hasta sentir las sensaciones diferenciadas en la mano. Mantén tu atención unos 10 segundos.

3 – Nota las dos manos a la vez. Mantén tu atención unos 5 segundos.

3.2 Sigue manteniendo la atención hasta sentir las sensaciones diferenciadas en las 2 manos. Mantén tu atención unos 10 segundos.

4 – Nota la sensación de calma, bienestar, apertura,etc. que se produce en el centro del pecho.

5 – Toma conciencia del propósito para el cual te estás centrando, bien sea simplemente relajarte o emprender una actividad.

Descansa en esta sensación el tiempo que quieras.

Nota las posibles diferencias con el centrado 1.

 

Notar Sensorial

Esta entrada forma parte del camino de centrado que puedes encontrar aquí.

Parte del ejercicio de centrado y de sus posteriores aplicaciones es el poder notar las sensaciones en el cuerpo tal como se están produciendo.

Cuando atiendes al cuerpo la actividad de la mente racional-analítica tiende a reducirse. Por esto atender al cuerpo es un atajo poderoso para calmar nuestro estado interno. Neurológicamente hablando el hemisferio derecho del cerebro empieza a activarse porque notar el cuerpo es una de sus habilidades. Eso quiere decir que la actividad del hemisferio izquierdo, dominante en nuestra cultura y sociedad y probablemente en ti, empieza a disminuir. Eso tiende a producir sensaciones de calma, tranquilidad, relajación. También porque al enfocarte en las sensaciones corporales, dejas de pensar en otras cosas que quizás sean más estresantes.

Notar sensorialmente quiere decir que lo que se nota tiene una ubicación corporal. Para ciertas personas puede parecer obvio pero muchas otras, “ven” las sensaciones, las recuerdan, imaginan o se las explican. La instrucción “nota la mano” por ejemplo, se refiere a sentir la mano o sentir las sensaciones de la mano: tanto la mano en si como las diferentes sensaciones dentro de la mano. No se refiere a saber que hay una mano allá abajo.

Tampoco es describir las sensaciones. Al describir te alejas de lo sensorial. Notar sensorialmente es descansar en las sensaciones sensoriales tal como son, sin juicio, valoración, reacción, expectativa ni tan siquiera descripción.

Y si eres de las personas que “ven” las sensaciones, las explican o las huelen, esta bien, hazlo, pero date cuenta que además hay una sensación que puede ser simplemente sentida y entonces posa simplemente tu atención allí.

Nota lo que notas, no analices. No importa lo que notas, simplemente nota.

Según el tamaño del área podrás notar más o menos nítidamente. Pero cada vez que vuelves a posar la atención en el mismo sitio, y simplemente notas lo que notas, notas cosas diferentes, porque eres un ser vivo y la vida se está moviendo. Las sensaciones que notas son la manifestación del flujo de la vida.

Lo que puedes notar

A veces las personas dicen no noto nada y después, cuando se les describe lo que pueden notar, dicen ah! ¿eso? Si ya lo notaba, pero no le daba importancia. A veces dicen no, no siento nada, no me duele nada. Son incapaces de notar nada más allá del dolor.

El campo de lo que puedes notar es prácticamente infinito por sus intensidades y cualidades. Algunos de sus temas son: dolor, quemazón, tensión, presión, pinchazo, calor, frío, peso, ligereza, vacío, picor, corrientes, movimiento, pulsación, suavidad, aspereza, contracción, dispersión, expansión, entumecimiento, etc. Seguro que tu puedes añadir algunas más.

Para notar sensorialmente la mano derecha por ejemplo, tienes que sostener tu atención en la mano por un tiempo. Normalmente el primer momento de notar la mano es notar que la mano está ahí, como una sensación global de la mano. Entonces si sigues manteniendo la atención en ella empezarás a notar sensaciones diferenciadas en la mano. Cuando empiezas a notar el flujo de sensaciones que van apareciendo, permaneciendo y despareciendo estás notando el flujo de la vida que se manifiesta como flujo de sensaciones. Esto es notar sensorial, notar lo que hay sin discriminación, ni juicios, ni expectativas, ni descripción.

Cuando estás notando sensorialmente, estás atestiguando lo que sucede, sin intervenir y la mente tiende al silencio y a la calma. Resumiendo utilizamos el notar sensorial para calmar la mente, centrar en el presente como parte del centrado y para activar el proceso de sanación.

Este notar sensorial constituye un elemento esencial en la sanación porque cuando pones tu atención consciente en una parte del cuerpo esta tiende a sanar, y, si ademas la añades tu intención consciente incrementas el efecto.

 

Centrado 1

El centrado 1 es el primer paso de un aprendizaje progresivo. Ver aquí la página principal. Disponte para aceptar los resultados que obtengas como los mejores posibles en este intento y a la vez sigue practicando si quieres obtener beneficios tangibles.

Practica relajadamente las instrucciones según tu comprensión que ira aumentando conforme a la práctica, por lo cual nunca será el mismo ejercicio.

Este estado básico lo iremos enriqueciendo y extendiendo para conseguir una disposición centrada, abierta y gozosa cada vez más poderosa que nos permita alcanzar nuestros objetivos más fácilmente. Evidentemente con la práctica suficiente.

Instrucciones:

Ponte en un posición relajada y estable con las manos separadas, sin tocarse.

1- Nota la mano derecha.

Mantén tu atención unos 5 segundos.

2 – Nota la mano izquierda.

Mantén tu atención unos 5 segundos.

3 – Nota las dos manos a la vez.

Mantén tu atención unos 5 segundos.

4 – Nota la sensación de calma, bienestar, apertura,etc. que se produce en el centro del pecho.

5 – Toma conciencia del propósito para el cual te estás centrando, bien sea simplemente relajarte o emprender una actividad.

Descansa en esta sensación el tiempo que quieras.

No es simplemente leerlo o entenderlo, es hacerlo. Necesitas dedicarle el tiempo que precises para cada instrucción.

Puede ser el caso que no notes mucho. Esto puede ser por diversos factores. En las sucesivas entradas los iremos teniendo en cuenta. De momento puedes practicar con concentración esta secuencia hasta notar esa sensación de bienestar, apertura, calma en el centro del pecho.

Algunas personas necesitan hacer un poco más extensa la secuencia del notar. Por ejemplo:

Puedes añadir la secuencia siguiente entre los puntos 3 y 4. Con el tiempo no será necesario, aunque si te gusta más puedes hacerlo, claro.

-Nota el antebrazo derecho. Nota el antebrazo izquierdo. Nota los dos antebrazos.

-Nota el brazo derecho(la parte alta del brazo). Nota el brazo izquierdo. Nota los dos brazos.

-Nota el hombro derecho. Nota el hombro izquierdo. Nota los dos hombros.

-Nota todo el brazo derecho. Nota todo el brazo izquierdo. Nota los dos brazos.

sigue en el punto 4.