Open Focus, Atención a la atención

En esta entrada quiero hablaros de Open Focus Brain del doctor Les Fehmi. Es un modelo sencillo sobre las formas que tenemos de atender. Normalmente nos fijamos en los objetos que atendemos y el doctor Fehmi se fija en la manera de atender a estos objetos. A estas diferentes formas de atender les llama estilos de atención.

Aunque estos estilos de atención son posibilidades que utilizamos habitualmente, el hecho de formalizarlos en un modelo nos permite ser más conscientes de lo que estamos haciendo y nos da la posibilidad de utilizarlos mejor.

Como veremos más adelante muchas veces las dificultades que experimentamos en nuestro día a día está agravada por la forma en que estamos atendiendo.

Una de las tesis principales del Doctor Fehmi, es que el modo de prestar atención es el elemento más importante en la vivencia de nuestras experiencias. Eso es porqué la manera en que atendemos configura nuestra fisiología y esta a su vez configura nuestra psicología. Dicho de forma más simple, hay estilos de atención que te estresan y otros que te relajan.

Ya que normalmente ponemos el énfasis en el objeto de nuestra atención perdemos posibilidades de gestión e intervención al ignorar la manera que atendemos.

Los estilos de atención

La figura muestra los estilos de atención y como se relacionan entre ellos. Cada eje es un continuo de menos a más desde el centro donde confluyen los dos ejes hasta la periferia. Veamos los estilos.

El Enfoque Abierto como método incluye los cuatro tipos de atención y su adecuada utilización. Entremos en un poco más de detalle.

Dice el Doctor Fehmi en su libro:

En El Enfoque Abierto cuatro tipos principales de atención son posibles: difusos, estrechos, objetivos e inmersos, todos los cuales pueden ocurrir más o menos igual y simultáneamente. Cada estilo de atención es único y, cuando se enfatiza, tiene impactos significativos y diferentes en nuestra fisiología, estados de ánimo y comportamiento. Cada uno de los mecanismos fisiológicos que soportan las diferentes clases de atención son independientes y separados, lo que significa que los estilos pueden existir solos, en combinación con otros, o todos simultáneamente.

Atención estrecha

En atención estrecha, podemos concentrar nuestra atención en un campo limitado de experiencia, excluyendo las percepciones periféricas de nuestra conciencia. Los estímulos a los que podemos atender son tanto externos como internos.

Atención difusa

Esta manera de atender da una visión más suave, más inclusiva del mundo. Sirve para tener una panorámica global. Citando a Fehmi:

El foco difuso es panorámico en lugar de exclusivo o de un solo punto; En su forma más extrema es inclusiva y tridimensional, dando igual atención a todos los estímulos internos y externos simultáneamente, así como el espacio, el silencio y la intemporalidad en que se producen. No se destaca ningún objeto particular de atención, y las distinciones entre la figura y el fondo son borrosas o inexistentes. Caminar a través del bosque y ser simultáneamente consciente del sonido de los pájaros cantando, el olor de las flores, la sensación de brisa, la vista de los árboles y el espacio y el silencio en el que se producen estas experiencias sensoriales es foco difuso.

 

Atención Objetiva

Este estilo de atención es el que utilizan los científicos en su intento de establecer las cosas como son, independientes de opiniones y gustos. Para poder hacer esto necesitamos mantener una cierta distancia con el objeto que atendemos. La atención objetiva distingue al observador del objeto de la conciencia, aumentando su capacidad consciente para evaluarlo y gestionarlo.

Atención Inmersa

El último eje de la figura se refiere a la atención inmersa, o absorbida, y es característico de alguien que entra en unión con un objeto o proceso.

Ejemplos claros de este tipo de atención son el pintor inmerso en la obra que está pintando. o un jugador de ajedrez absorbido por el cálculo de las jugadas, o cuando te absorbes en buen libro o una buena película y no eres consciente de ti ni de tu entorno.

Según el doctor Fehmi tanto la atención difusa como la inmersa están organizadas por el hemisferio derecho del cerebro.

Los cuadrantes

Cada uno de los cuatro cuadrantes (A, B, C y D) definidos por las líneas de intersección en la figura apuntan a las diferentes estilos de atención combinados que podemos utilizar.

El Cuadrante A se asocia con la atención objetiva estrecha. Es el estilo que más priorizamos en nuestra sociedad moderna. Esta orientada hacia estímulos externos o pensamientos. Desatiende sensaciones corporales y sentimientos. Los objetos se aíslan y distancian para gestionarlos objetivamente. Está dirigida principalmente por la mente consciente y organizada por el hemisferio izquierdo.

La atención estrecha-objetiva se centra en una o algunas cosas importantes y las establece como primer plano, y relega el resto de estímulos al fondo. En un esquema figura-fondo este estilo solo se fija en la figura y desatiende el fondo.

El cuadrante B representa la atención objetiva difusa. Ocurre cuando simultáneamente se incluye un amplio campo de experiencia que mantenemos a cierta distancia y permanece objetivo. Estamos separados de esa experiencia aunque esta experiencia sea amplia.

Tocar en una orquesta, conducir un coche, realizar tareas de oficina, participar en el rendimiento atlético o artístico, dirigir una obra de teatro son situaciones en las que nuestro enfoque puede ser ampliado para incluir una serie de estímulos, mientras que mantenemos una perspectiva distante sobre lo que hacemos.

Los cuadrantes A y B representan tipos de atención que dependen de la lejanía de la experiencia. Los dos cuadrantes restantes, el C y el D, en cambio, representan formas de atender asociadas con grados de inmersión en la experiencia. La forma extrema de la inmersión incluye una pérdida de la autoconciencia. Mientras que los cuadrantes A y B enfatizan la distinción y la distancia entre el yo y el otro, entre sujeto y objeto, los cuadrantes C y D enfatizan la disolución de esta distinción y la unión con la experiencia.

El cuadrante C corresponde a la atención difusa-inmersa. Este es un estado poco habitual en nuestra cultura y estilo de vida moderno. Se asocia más a estados meditativos y espirituales. Citando a El doctor Fehmi:

La atención difusa-inmersa es un antídoto para el estilo estrecho-objetivo que nuestra cultura parece exigir. Es el estilo de atención más efectivo al permitirnos recuperarnos de las tensiones fisiológicas y psicológicas acumuladas por la vida moderna. La atención inmersa en difusión implica tanto la unión con la experiencia como la difusión del alcance atencional de nuestra experiencia al mismo tiempo. La conciencia de situaciones que enfatizan estas cualidades son inusuales en nuestra cultura, y solemos asociar este estilo de atención con extremos de creatividad, amor y logro espiritual. Los límites del tiempo y del espacio parecen disolverse o perder la definición, cuando nuestro énfasis en la atención se centra en los estilos difusos-inmersos.

Mientras que la atención estrecha y objetiva apoya el análisis, los estilos difundidos-inmersos apoyan la integración de variables. La conciencia consciente y aplicación flexible de los diversos estilos de atención conducen a la optimización de la función.

El Cuadrante D representa una atención estrechainmersa. La atención estrecha-inmersa es una forma de atender que nos permite saborear e intensificar una experiencia simultáneamente.

Normalmente buscarás absorberte en cualquier objeto o actividad que te guste. Este acercamiento hasta la absorción incrementará las buenas sensaciones. Pueden ser actividades pasivas como ver una película, escuchar música y también más activas como leer un libro, jugar al ajedrez o realizar una investigación matemática.

Lo que está claro es que para que se puedan dar los tipos de atención inmersa, cuadrantes C y D necesitamos estar tranquilos o ser muy hábiles.

Modo de emergencia

Cuando nos quedamos atascados en un estilo de atención, sea el que sea, solemos tener problemas. En nuestra sociedad moderna occidental actual, estamos atascados en el modo Estrecho-objetivo. Es por eso que el doctor Fehmi le dedica tantas páginas en sus libros. Para muestra un botón a continuación y profundizaremos el tema en otras entradas.

Citando a Fehmi una vez más:

El enfoque estrecho-objetivo es un modo de prestar atención de emergencia que aumenta rápida y sustancialmente la frecuencia de la actividad eléctrica del cerebro y eleva otros aspectos de la excitación fisiológica, como las frecuencias cardíaca y respiratoria, que a su vez afectan directamente nuestra percepción, emociones y comportamiento .

Mientras que el enfoque estrecho-objetivo nos permite realizar algunas tareas muy bien, también es fisiológica y psicológicamente caro porque el uso crónico resulta en la acumulación de estrés. Se necesita una gran cantidad de energía para mantener perpetuamente este tipo de atención, a pesar de que usualmente no somos conscientes de ello. En el foco estrecho el sistema nervioso central es más intrínsecamente inestable y más altamente reactivo que otros modos de la atención.

La evolución proporcionó a los humanos este estrecho haz de atención para responder, en el corto plazo, a situaciones externas urgentes o importantes. No hay nada inherentemente mal con ella; De hecho, una razón por la que se utiliza en exceso es precisamente porque es tan útil y nos permite, a corto plazo, lograr tanto. Lo que está mal es nuestra dependencia casi completa de ella y la adicción a ella.

 

Beneficios de la gestión de la atención

La gestión de la atención es un ejemplo concreto de autogestión especialmente importante porque impregna todo lo que estás haciendo. Si mejoras la manera de atender mejoras toda tu autogestión. Aun así me gusta destacar alguna áreas donde es especialmente beneficioso:

  • Gestión del estrés y la ansiedad.
  • Gestión del dolor;
  • Gestión de las emociones;
  • Mejora del rendimiento y el aprendizaje.

 

Según Fehmi:

Los cambios que vienen de aprender a prestar atención de diferentes maneras son sutiles, tienen efectos robustos en todo el sistema nervioso, desde nuestros ojos a nuestros músculos a nuestra mente, cuerpo y espíritu.

Resumiendo a mi manera

-Existen dos parámetros de la atención principales: foco y distancia.

-El foco puede ser abierto o cerrado con todas sus gradaciones.

-Así mismo la distancia va de lejos a dentro, pasando por cerca.

-Cuando combinas estos parámetros obtienes cuatro estilos de atención según la tabla:

 

-Cada estilo nos configura con un estado interno determinado, que puede ser adecuado o no para lo que estemos haciendo.

-Se puede aprender a reconocer y utilizar adecuadamente cada estilo con la consecuente mejora en nuestra autogestión.

Sobre Les Fehmi (extracto de su libro)

Un PIONERO en el campo del neurofeedback, LES FEHMI, es director del Centro de Biofeedback de Princeton en Princeton, Nueva Jersey. Tiene una maestría y un doctorado en psicología de la UCLA y completó su beca post-doctoral en el Instituto de Investigación Cerebral de la UCLA. Miembro afiliado del Departamento de Medicina del Centro Médico de la Universidad de Princeton, durante las últimas cuatro décadas, el Dr. Fehmi ha sido activo como psicólogo en la práctica privada, como orador y como autor
-Cada estilo nos configura con un estado interno determinado, que puede ser adecuado o no para lo que estemos haciendo.en revistas revisadas por pares. El Dr. Fehmi ha trabajado con los Dallas Cowboys, los New Jersey Nets y el Comité de Desarrollo Olímpico. También ha trabajado como consultor para el Hospital General de Harvard en Massachusetts, la corporación Johnson & Johnson y la Administración de Veteranos. Este es su primer libro para una audiencia general.

Para más información sobre el Dr. Les Fehmi y el entrenamiento de Open-Focus, o para pedir un conjunto completo de ejercicios de Focus en CD de audio, visite http://www.openfocus.com. Los artículos de investigación también están disponibles allí para su descarga.

 

En la próxima entrada hablaremos más de esto y de como entrar en los modos de atención que necesitemos a cada momento.

Un saludo

Jordi Casamor

NOta:

Todas las citas vienen del libro:

The Open-Focus Brain. Harmessing the power of attention to heal Mind and Body. De Les Fehmi, PhD, y Jim Robbins. Editado en 2011 por Trumpeter

(El cerebro de enfoque abierto. Aprovechar el poder de la atención para sanar la mente y el cuerpo.)